Va un tutorial para el dibujo de rostro y de cabeza de mujer en pelo castaño.

Materiales:

– Hoja de papel para dibujo (Canson o Fabriano).

– Lápices de carboncillo: Duro, medio y blando.

Aunque también se pueden utilizar lápices de grafito (4H,4B Y 6B) con lo cuál el resultado variará un poco.

Paso 1.
Este retrato ha sido realizado sobre papel de grano fino (Canson), igualmente adecuado para el difuminado, y con tres lápices carbón: duro , medio y blando. Ahora bien, aunque el difuminado resulta fácil  a fin de variar el procedimiento de modelado es conveniente realizarlo a línea, como en este ejemplo. El esbozo de la forma ovoide y sus líneas guía vertical y horizontales, se trazan con el lápiz duro  muy afilado. Pero como la cabeza esta inclinada y ligeramente agachada a la derecha, la línea vertical se sitúa hacia el mismo lado y las horizontales son tenuemente curvadas y mediante estas se sitúa la oreja, que aun estando algo elevada, se alinea no obstante con los ojos y la base de la nariz.

Paso 2.

Con el mismo lápiz se insinúa la forma de la cabeza (que dada su posición, resulta más voluminosa en la parte superior), el pelo, las cejas, los ojos, la nariz y la boca, cuyo labio superior presenta ya la consabida forma de un par de alas. Evidentemente la línea guía vertical sirve para alinear el puente y la base de la nariz, así como el surco situado debajo y los centros de la boca y el mentón. Nótese que, en esta posición, el ojo de la derecha está más cerca de la línea vertical que el de la izquierda.

Paso 3.

Con el mismo lápiz duro, manteniendo la punta bien afilada, se perfila la forma de los ojos y los parpados, marcando el sombreado de una de las cuencas, la nariz y la aleta visible, los labios, y el contorno del lado derecho de la cara, siguiendo por el mentón y la mandíbula hasta la base de la oreja. En seguida, se insinúa la forma global del cabello y sus zonas sombreadas, así como la del cuello y la mandíbula.

Paso 4.
Ahora con el lápiz de dureza media, también afilado, se va precisando la estructura del sombreado con trazos que siguen la forma de la sien, la mejilla y la mandíbula, estos últimos cruzados, así como los del cuello, la cuenca del ojo, la nariz y los labios. Y con la punta del lápiz, se perfilan los parpados, se marca más el iris, el contorno de los labios y su línea divisoria. En el pelo se aplican trazos paralelos y curvos que empiezan a sugerir la estructura del mismo.

Paso 5.
Con la punta del mismo lápiz ladeada, se prosigue el modelado con trazos amplios y curvos, en especial para marcar la forma de los rizos del pelo. Y con trazos más finos, se continúa el de la sien y la mejilla, la mandíbula y el cuello. Se acentúa igualmente el sombreado de las cuencas de los ojos y los parpados, así como la base de la nariz y el lado inferior del pelo lindante con la barbilla. Después, se acentúa la línea de la ceja y la que contornea la mejilla pasando por el mentón y la mandíbula.

Paso 6.
Ahora, con el lápiz carbón más blando y trazos más cortos y anchos, se va completando la forma de los rizos. Estos trazos deben ser los suficientemente negros como para que, por contraste, se destaque la luminosidad del rostro.
En seguida, con la punta del mismo lápiz aun afilada, se acentúa el tono de las cejas, los ojos, los orificios nasales y la sombra bajo la nariz sin que estas pierdan definición, y también se acentúa el sombreado bajo los parpados superiores.

Con esto finalmente terminamos dando los últimos toques.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *