Esto va para quienes comenzarán a hacer sus pininos en ilustración o diseño digital incluso para aquellos veteranos que ya llevan un tiempo arreando el lápiz.

En estos digitales tiempos, a aquellos considerados bohemios que dibujábamos a la vieja usanza con carbón y papel pergamino se nos puede hacer difícil el mudarse hacia las nuevas tecnologías.

La ventaja de nuestra generación es que estamos justamente entre las bondades que ofrece el trabajar de manera tradicional y al mismo tiempo aprovechar las herramientas digitales.

Por eso retomo este espacio para hacerme un recordatorio propio de lo aprendido ya hace unos ayeres y al mismo tiempo compartirles cosas que no había tomado en cuenta o que se me han pasado a lo largo de los años y que simplemente me hacen ver que viví en ignominiosa ignorancia diseñil al omitirlas completamente en mis trabajos.

  1. CREAR UN LIENZO ADECUADO
    Hay una serie de parámetros a tomar en cuenta a la hora de hacer un trabajo, ya sea en Photoshop, Procreate o en cualquier otra plataforma.
  • Proporciones: ¿cuanto de ancho y cuanto de alto?
    Lo ideal es hacerlo en centímetros para adaptarte a como va a ser tu trabajo en la vida real, y dentro de esos centímetros especificar cuantos pixeles por pulgada habrá en tu imagen. (PPI= Pixels per inch).
  • Resolución
    Píxel es la unidad de medida para imágenes digitales. Podemos compararlos con las células de nuestro cuerpo, que juntas crean una especie de mapa para ser interpretado por la computadora o la pantalla.

Los píxeles definen la resolución
Una imagen de alta resolución es una imagen con alta densidad de píxeles, es decir, con varias familias de píxeles en su composición. Cuanto mayor sea el número de píxeles, mayor será la resolución, proporcionando más detalles y una mejor definición de la imagen. Lógicamente, una imagen con baja resolución tendrá menos píxeles, menos detalles y definición.

Una vez que indicas el tamaño en centímetros que quieres para tu trabajo, tendrás que definir también la resolución.
72 ppi es la resolución para desplegar tu arte en cualquier pantalla con una calidad decente.
A la hora de imprimir en lugar de pixeles habrá puntos por eso el cambio de nombre a DPI (Dots per inch).

Es similar a PPI, pero los píxeles (unidad virtual) se reemplazan por el número de puntos (unidad física) en una pulgada impresa. Cuantos más puntos tenga la imagen, mayor será la calidad de la impresión (mayor nitidez y detalle). Debido a que es una reproducción en tamaño real de las imágenes, requiere más DPI que PPI para el mismo archivo. 300 DPI por ejemplo, equivale a 118.11 PPI. Para una buena impresión, 300 DPI es estándar, a veces 150 es aceptable pero nunca más bajo, puede ir más alto en algunas situaciones.

300 dpi es la resolución ideal para impresión

En ésta imagen puedes ver la diferencia en el número de píxeles

Nota:
La experiencia personal que me ha dado trabajar en una imprenta es que lo recomendable es irse un poco más allá de los 300 pixeles para poder manipular el archivo con facilidad en caso necesario; 450 dpi es algo recomendable o bien puedes también manipular al doble los centímetros, pero nunca bajarte de los 300 dpi por default. Antes no se podía en cualquier computadora, pero ahora cualquier computadora te permite trabajar con archivos pesados sin problema.

Número de bits: Cada píxel tiene un número de bits para designar su color (y en algunos formatos, su transparencia). Al escalar un archivo de imagen para un dispositivo específico toma en cuenta el número de bits por píxel (la profundidad de color) que el dispositivo está diseñado para manejar.

8 bits es lo ideal para cualquier archivo. No vas a encontrar diferencia visual y si le pones más pones a sufrir a tu ordenador.

  • Color RGB o CMYK:
    RGB es color luz y es para archivos que solo se verán en pantalla, ya sea en aplicaciones o paginas web. Para archivos que serán impresos es necesario ponerlos en CMYK (los colores pigmento) ya que así lo que tu ves en la pantalla es lo que veras tal cual impreso.

2. VOLTEAR EL LIENZO
Después de cierto tiempo de trabajar en una imagen, es recomendable voltear el lienzo. Eso te da una idea general de como va tu trabajo. Al hacer esto tu mente refresca la imagen y lo que ve es una imagen nueva.
Cuando llevas mucho tiempo de ver una imagen tu mente se acostumbra y dejas de ver los fallos, mientras que al ver una imagen nueva el cerebro los detecta AL INSTANTE, ya sea el mal acomodo de un objeto, una mala proporción, etc. ¡Es magia pura!
Esto podría ser el equivalente a cuando te vas y dejas un dibujo por una semana y al regresar, dices: ¡Jesús de Veracruz!, ¿pero esto lo he hecho yo?,
Así te ahorras bastante tiempo, créeme.

Tip: Si estas trabajando en papel y lápiz tradicional, puedes utilizar un espejo.

Para voltear una imagen en Photoshop:
Desde el menú “Edición”, escoge “Transformar” y luego la opción “Voltear horizontal”. La imagen será volteada de forma horizontal. Si la imagen original está reflejada de forma vertical, puedes voltearla escogiendo la opción “Voltear vertical”.

3. ¡QUITA EL ZOOM!
Cuando comienzas a trabajar en digital te das cuenta de que es fabuloso, ya que puedes ver hasta el último píxel. En mis años novicios a mi me encantaba hacer eso, me parecía como viajar al infinito, solía dibujar cosas con detalles tan concretos con un zoom aplicado a lo bestia y obviamente no veía la ilustración completa dando como resultado final un horrible monstruo desproporcionado.
Quita el zoom, es similar a alejarte un poquito para ver lo que estas haciendo de una manera global.

4. TRABAJA EN FORMA ORDENADA Y EN DISTINTAS CAPAS
Hay profesionales de años que se ofenden por esto, los he visto rumiar cuando se les sugiere semejante cosa; ya que es algo que puede parecer muy básico, pero al principio nadie lo hace.
Al principio no hay tanta bronca, pero ya que trabajas en ilustraciones muy grandes y complejas el tener cosas en distintas capas te va a ayudar muchísimo a poder corregir cosas que tienes por debajo o que hiciste antes.
En la empresa donde trabajaba me llamaban “El santo” (por aquello de la cantidad de capas) ya que mis archivos de Photoshop originales tenían capas a desvariar; lo cual a mí no me importaba, ya que cuando me pedían cualquier cambio, lo hacia en 5 minutos porque cada objeto lo tenía en una capa aparte y era pan comido editarlo.

El orden es importante también, ordenar tus capas con nombres y por bloques te ayuda muchísimo para identificarlas.

Tip: Deshabilitar o bloquear la capa en cuanto termines de trabajar en ella te ayuda a que no te equivoques al dibujar algo en una zona que no es (si es que te llegaras a distraer)

5. CTRL + S
Guarda tu trabajo cada 5 minutos si hace falta. O como yo que tengo ya el tic de hacerlo cada 30 segundos.
Yo creo que nos ha pasado mas de una vez: Estas trabajando en una ilustración durante horas y de repente se va la luz, explota la lavadora, se cae tu casa y tú no guardaste el archivo. Hemos aprendido a la mala.

Otro consejillo: cuando tienes un trabajo mega importante es aconsejable que guardes una copia de tu archivo con nombres sucesivos (archivo 1,2,3..) porque si el archivo falla, se corrompe o lo que sea… tú ya tienes un respaldo. Yo he perdido trabajo por eso e incluso ahora hasta creo un respaldo en la nube por si se muere mi ordenador o le da varicela y no prende más… ¡uno nunca sabe!

6. DESCANSA TU VISTA CADA 30 MINUTOS
Además de beber juguito de zanahoria y ser saludable para tu vista según los galenos, descansar tus ojos esta relacionado con ver una imagen renovada de tu trabajo – si, por aquello de volver a la semana siguiente y ver todos los fallos -.
Se aconseja pararte si es necesario, ir al baño, beber un poco de agua, irte al balcón y ver la vista de las hermosas montañas afuera de tu ventana -o en su defecto ver al vecino de al lado en calzones, – lo que tengas enfrente, mira a lo lejos lo mas lejos que puedas.
Cuando haces eso, los músculos del ojo cual cámara fotográfica, hacen un enfoque diferente.

7. CUIDADO CON EL CONTROL Z
Como saben el control Z es la orden de deshacer inmediatamente lo que hiciste (deberíamos tener uno de esos para la vida real) ja!
Fuera de broma y regresando al contexto de trabajar con papel y lápiz (sin borrador); cuando trabajas en físico se aconseja trabajar a tinta mejor que con lápiz, ya que se disminuyen las oportunidades de borrar, lo que te hace reinventar y poner a trabajar tu creatividad, borrar y borrar o deshacer hace que te atrases en el trabajo, suena a demasiado pero esto te crea inseguridad y te hace pensar que el siguiente trazo tiene que ser perfecto, al seguir adelante sin borrar, sin crear una nueva capa te crea confianza en lo que haces y vas forjando experiencia y profesionalidad en tu trabajo. ¿Has visto un dibujo o litografía ya terminada en la que puedes apreciar los trazos originales del artista? ¿acaso no se ve hermoso? esto enriquece la obra final.

No porque estés trabajando en digital quiere decir que te prives de una experiencia como esta.

8. NO ABUSES DEL BLANCO Y NEGRO
Normalmente cuando trabajamos con un color nos vamos a los extremos, tendemos a aclarar con blanco puro o a oscurecer con negro puro. Si estas utilizando un color utiliza la gama de gradientes de éste para oscurecer y aclarar. Esto esta relacionado con utilizar colores saturados, cuando saturas de color tu trabajo los colores compiten mucho entre ellos y lejos de quedar armónico queda como una plasta.

9. CALIBRA TU TABLETA Y TU MONITOR
Algunos amamos los lápices de grafito sobre un hermoso papel de algodón que producen texturas inimaginables. Yo soy de la vieja generación y en mi opinión muy personal nada se compara con esa experiencia, pero no por eso vamos a menospreciar las nuevas herramientas.

Hoy en las tabletas puedes presionar o no para lograr el trazo que quieres, justo como en el papel, para eso es necesario calibrar tu pluma digital. Todas traen comandos que se pueden editar al gusto hasta que encuentres el toque. Y al día de hoy, las tabletas profesionales son casi casi como un lápiz real. C

Como recomendación profesional sin ser comercial las tabletas de Wacom son la onda de la onda, las hay para diferente perfiles técnicos y de diferentes precios. Cuando la configures prueba cambiando los comandos con los cuales te sientas mas seguro, esto te permite tener mayor control al dibujar.

En cuanto a las pantallas, la mayoría viene mal calibradas, excepto las de Apple, éstas manejan una calidad bastante buena en sus monitores y casi nunca les tienes que mover nada; en otras marcas, en la mayoría de las pantallas de las laptops tienden mucho a emitir colores azules.

Si es posible (y porque es una herramienta básica de trabajo) consigue una pantalla externa a tu ordenador o laptop que despliegue los colores en buena calidad. Esto es algo que vale la pena porque la calidad de tu trabajo depende de ello; no querrás estar en una bochornosa situación en la que el cliente se queje porque a él le llegaron los colores que no eran o que por ejemplo tu trabajo se vea demasiado oscuro o tengas colores desparecidos porque tu monitor estaba mal y tú no te diste cuenta.

En fin, creo que estos puntos cubren lo que quería dar a entender, ojalá estos tips te sirvan para aventurarse en este mundo de la ilustración digital y para aquellos veteranos, espero que hayan encontrado algo útil por aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *