Sin importar en que lugar te encuentres en tu vida profesional o lo bueno que te consideres a ti mismo(a). Lo que realmente importa es qué tan rápido progresas y qué pasos tomas todos los días para mejorar tus habilidades, esto último aplica no solo para quienes nos dedicamos al diseño sino creo que a cualquier profesión.

Recientemente, traté de resumir mis últimos años como diseñadora gráfica para descubrir qué es lo que realmente he sido capaz de hacer y por todo lo que he pasado. Nada pasa de la noche a la mañana. Se necesitan innumerables horas de trabajo, además de práctica y paciencia.

Intenté seleccionar cinco acciones y rutinas que he estado haciendo con regularidad durante los últimos años para mejorar mis habilidades.

1. Aprende a identificar un buen diseño

Si deseas crear grandes diseños, primero debes aprender a reconocer un buen diseño de uno malo. Generalmente esto viene con la experiencia. Cuanto más experimentado sea un diseñador, más rápido podrá percibir un mejor diseño.

Todo artista fue primero un aficionado.

Ralph Waldo Emerson

Debes entrenarte para perfeccionar esta preciosa habilidad todos los días.

La regla es simple: busca proyectos de diseño todos los días. Comienza el día revisando las vitrinas de diseño más recientes y examinando el trabajo de otros diseñadores talentosos y experimentados.

Estudia piezas bien diseñadas e intenta responder la pregunta: “¿Qué hace a este sujeto tan bueno?” Concéntrate en elementos de diseño específicos (como barras de navegación, campos de búsqueda, botones, etc.) y compáralos con otros ejemplos. Intenta adivinar por qué el diseñador tomó ciertas decisiones. Al final de este proceso, esboza tus propias ideas tan a menudo como puedas.

Trata a tu capacidad para identificar un buen diseño como si fuera músculo. Como todo músculo, debes entrenarlo para fortalecerlo y mejorarlo. No creas que es algo con lo que necesitas nacer. Puedes aprenderlo.

Además, mira a su alrededor, ¡hay diseños geniales en todas partes!

Aquí te paso unos links que te pueden ayudar a inspirarte:

Dribbble.com
Envato.com
Designspiration.net

2. Estudia Teoría del diseño

Todo se mueve muy rápido en estos días y si quieres estar en el juego, necesitas conocer tu material desde la fuente. Lee sobre nuevas técnicas o tendencias de diseño. Estudia la teoría del diseño para encontrar un sentido en lo que estás haciendo.

No te concentres demasiado en cómo lograr elementos visuales de moda en tus diseños. Es muy tentador mirar esos tutoriales de Photoshop “paso a paso”. Sin embargo, eso no mejorará tus habilidades de diseño.

Un buen diseño no comienza en Photoshop, comienza en tu cabeza y en el papel. Primero, comprende la teoría del diseño y luego agrega una máscara visual. Haz la tarea.

3. Ten siempre un kit de proyectos

Ten una carpeta de proyectos por hacer en donde puedas probar cosas nuevas. Tu propio sitio web o algún otro proyecto personal suele ser un buen lugar para comenzar.

Trátalo como un experimento y no tengas miedo de usar diseños o colores inusuales. No te conformes con la primera idea que se te ocurra. Este es tu patio de recreo y eres tu propio jefe. Diviértete y sé creativo.

Si no tienes ningún proyecto personal, crea uno falso y finge que estás haciendo un trabajo para alguien. Si eres un principiante, esos proyectos falsos pueden ser realmente útiles para construir tu portafolio y lucirte.

4. Mejora tu estilo

A veces, un diseñador es como un actor y tiene que desempeñar diferentes roles según el proyecto en el que estés trabajando. Es bueno tener con un grupo específico de clientes con el que nos sentimos seguros y que encaja con nuestro estilo de diseño. Por ejemplo, definitivamente prefiero diseños limpios y minimalistas porque creo que ese enfoque es perfecto para empresas, corporaciones y sitios web con mucho contenido.

Sin embargo, como buena mexicana, me gusta mi cultura y no le tengo miedo a los garabatos ni a los colores chillones, hay que echar mano de ellos cuando se necesita. Peero, también de vez en cuando es saludable tener clientes que te piden algo fuera de lo convencional, este tipo de clientes te ayudan a salirte de tu zona de confort, a investigar, a saber más y siempre aprendes de ese tipo de situaciones.

Trata de encontrar tu propio estilo con el que te sientas bien. Si hay un grupo relativamente grande de clientes (incluso si es un nicho) que encuentra atractivo tu diseño, estás en el camino correcto. Sigue mejorando tu estilo de diseño e introduce nuevos elementos en cada nuevo proyecto.

Piensa en tu estilo de diseño personal como tu marca registrada. Quieres que la gente reconozca tu trabajo y la mejor recompensa viene cuando otros diseñadores intentan copiarte. ¡Es molesto, pero puedes estar orgulloso de ti mismo!

5. Enseña a otras personas lo que sabes

Este es un paso muy importante que recientemente decidí dar y me hizo retomar este blog. Siempre sentí que no era alguien que pudiera enseñar a otras personas porque todavía estoy aprendiendo también. Sin embargo, descubrí que compartir tus conocimientos sin importar en que punto profesional de la vida estés, también es una excelente manera de aprender.

Escribir artículos de diseño ayuda a organizar tus pensamientos y revisar el conocimiento que ya has adquirido. Además, suele requerir algo de investigación y ejemplos, que incluso pueden llevarte a conocer el tema más profundo y mejor.

Definitivamente, crear un blog es una buena idea y solo es otro paso que puedes optar por hacer si sientes que estás listo para ello.

Conclusiones

Estos cinco consejos no son pasos que debas seguir y pasar de uno a otro. Se parecen más a acciones a realizar con regularidad y repetirlas una y otra vez. Incluso si eres un diseñador experimentado y sientes que estás en un nivel realmente alto, aún necesitas estudiar otros proyectos de diseño, actualizar toda la teoría del diseño, aprender nuevas técnicas, mejorar tu estilo y compartir con los demás lo que has aprendido.

Puede ser difícil decir objetivamente si estamos progresando en lo que hacemos. Si amas tu diseño en el momento de la creación y lo odias el próximo mes cuando lo comparas con tus nuevos proyectos, significa que estás progresando. Si ves una diferencia con cada nuevo proyecto, significa que has progresado muy rápido y te estás moviendo en una buena dirección. ¡Sigue así!

¿Cuáles son tus rutinas que te hacen progresar?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *